cambio climático

Ante la COP26. Tradicionalmente las administraciones han jugado un papel primordial en labores de fomento. Si hay camino y está claro, si se ha consensuado en buena parte y de forma democrática, la sociedad en su conjunto acaba entrando por el aro. En ese sentido y por ejemplo, el empleo del futuro será verde o no será. Si se mete a generaciones en un escabroso laberinto, las consecuencias serán claramente irreversibles y lo verdaderamente malo además, es que no queda tiempo. "Reducir la emisión de gases de efecto invernadero supone frenar el desarrollo económico" , reorganizar y limitar la generación de energía, transformar completamente el transporte de mercancías y personas, reducir la agricultura y la ganadería intensivas, y reorganizar las ciudades empezando por el aislamiento de las viviendas y terminando por la gestión del tráfico y de los residuos. Son cosas que sabemos que hay que hacer, pero son justo las cosas que no estamos haciendo. O no a la velocidad adecuada al menos".The Conversatión dedica unos números especiales al cambio climático que no tienen desperdicio.